Brackets para niños

Tipos de brackets para niños

Brackets para niños: ¿cómo saber si mi hijo los necesita y a qué edad hay que colocarlos?

Hoy en día, resulta muy habitual ver a niños con brackets. Sin embargo, es muy frecuente que los padres se pregunten cómo pueden saber si sus hijos necesitan ortodoncia o cuál es la edad más adecuada para colocar los brackets.

En este artículo resolveremos todas estas dudas y haremos hincapié en una cuestión más: cuándo deben ir los niños a su primera revisión con el ortodoncista. Te adelantamos que, en estas citas, se puede saber de manera temprana si el niño va a necesitar brackets y cuándo será el mejor momento para colocarlos. 

¿A qué edad hay que acudir por primera vez al ortodoncista?

Los niños deben acudir por primera vez al ortodoncista entre los seis y los siete años de edad. Esta visita no debe eludirse, a pesar de que el niño no presente ningún problema evidente en su boca. Así lo recomiendan la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) y la Asociación Americana de Ortodoncistas (AAO)

La razón de esta recomendación temprana es que, a esa edad, los niños suelen tener en su boca una combinación de dientes temporales (de leche) y permanentes. Esta situación permite al ortodoncista detectar alteraciones en la mordida y la alineación de los dientes.

Además, en esta etapa de la vida, los huesos maxilares no se han desarrollado por completo, lo que hace que sea posible intervenir en su crecimiento, en caso de que sea necesario. 

Dicho esto, hay que tener en cuenta de que el hecho de que un niño acuda por primera vez al ortodoncista a los seis o siete años no implica que tenga que recibir un tratamiento de ortodoncia de inmediato. 

En muchos casos, lo que el ortodoncista hace es, simplemente, realizar un seguimiento del desarrollo bucodental del niño, así como programar revisiones futuras para comprobar que el crecimiento de los huesos maxilares transcurre según lo previsto.

En el caso de que detecte alguna alteración, determinará cuál es el momento más adecuado para planificar un tratamiento de ortodoncia

¿Cómo saber si un niño necesita brackets?

Para saber si un niño necesita brackets es imprescindible acudir al ortodoncista, para que este profesional realice una exploración de la boca y tome una serie de fotografías y radiografías. 

Sin embargo, hay algunas señales que pueden indicar la necesidad de llevar brackets:

  • Dientes apiñados: el apiñamiento dental es uno de los signos más claros de que un niño necesita brackets. El hecho de que una persona tenga los dientes apiñados significa que no tiene espacio suficiente en la arcada (superior o inferior) para dar cabida a todos los dientes. La necesidad de usar brackets se acentúa, además, en los niños que presentan apiñamiento en los dientes de leche. Estos son más pequeños que los permanentes, por lo que si la falta de espacio es evidente con los dientes temporales, con los definitivos se agravará.
  • Espacios entre los dientes (diastemas): los diastemas son normales en los dientes de leche, ya que estos son más pequeños que los definitivos. Sin embargo, si los espacios son muy grandes o persisten una vez que hayan erupcionado los dientes permanentes, lo más probable es que el niño necesite brackets. 
  • Dificultad para masticar o morder: el hecho de que un niño presente problemas para comer puede indicar que sus dientes superiores e inferiores no contactan adecuadamente. Esta señal puede ser especialmente visible cuando los niños comen alimentos muy duros o que exigen realizar movimientos de palanca. Por ejemplo, por esto último entendemos un bocadillo o una manzana que se come a mordiscos. 
  • Imposibilidad para cerrar completamente la boca: la mordida abierta es una maloclusión en la que los dientes superiores e inferiores no llegan a contactar cuando el niño cierra la boca. Cuando se advierte esta señal, hay que llevar al niño al dentista porque va a necesitar ortodoncia.
  • Pérdida temprana o tardía de los dientes de leche: la pérdida temprana o tardía de los dientes temporales afecta a la forma en la que erupcionan las piezas dentales permanentes. Por ello, cuando esto sucede, lo más habitual es que el niño necesite brackets.

¿A qué edad se recomienda colocar brackets a los niños?

Por lo general, la edad más recomendable para colocar brackets a los niños se sitúa entre los 11 y los 12 años, aproximadamente. Sin embargo, el momento más adecuado deberá ser determinado por el ortodoncista en función del desarrollo bucodental que presente el niño.

Por ello, es fundamental que los niños acudan al ortodoncista desde los seis o siete años, para que este realice un seguimiento de su desarrollo bucodental y pueda planificar cuál es la edad más adecuada para colocar los brackets.

Dicho esto, hay que tener en cuenta que, en algunos casos, es necesario colocar un tratamiento de ortodoncia previo a los brackets. 

Esto se debe a que los brackets sirven para alinear los dientes. Sin embargo, hay niños que presentan alteraciones en sus huesos maxilares (maxilar superior y mandíbula) que necesitan ser corregidas antes de colocar los brackets. 

En cualquier caso, esta necesidad podrá ser advertida por el ortodoncista si el niño acude a revisiones regulares desde los seis o siete años de edad.

Tipos de brackets para niños

Los principales tipos de brackets más utilizados en niños son los siguientes:

  • Brackets metálicos tradicionales: son los brackets más empleados, ya que fueron los primeros en salir al mercado hace varias décadas. Una de sus principales ventajas es que resultan eficaces para corregir cualquier problema relacionado con la mordida y el alineamiento de los dientes. Pero, además, otro de los aspectos más valorados por los padres es que los brackets metálicos son los más económicos. 
  • Brackets de cristal de zafiro: este tipo de brackets funcionan de manera prácticamente idéntica a los metálicos. Sin embargo, están fabricados con cristal de zafiro, un material transparente y muy resistente. Por tanto, este tipo de brackets son una buena alternativa para los niños que prefieran una ortodoncia más discreta. Dada la estética que ofrecen, los brackets de cristal de zafiro tienen un precio más alto que los metálicos.

Además de los brackets, también es posible utilizar alineadores transparentes para niños. Este tratamiento no está basado en brackets, sino en unas férulas muy discretas que el niño debe quitarse para comer y cepillar los dientes. 

Las principales ventajas de los alineadores transparentes es que son muy cómodos y estéticos. Sin embargo, requieren una gran disciplina y responsabilidad por parte del niño. Esto se debe a que los alineadores son removibles, pero necesitan ser llevados durante unas 22 horas al día para que el tratamiento sea eficaz.

Esperamos haberte ayudado a resolver las dos principales dudas que planteábamos al inicio de este artículo: cómo saber si un niño necesita brackets y a qué edad es recomendable colocar la ortodoncia.

Ahora ya sabes que la primera visita al ortodoncista debe hacerse alrededor de los seis o siete años. De todas formas, si tu hijo es menor de esa edad y te preocupa alguna de las señales que percibes en su boca, también puedes acudir a una revisión gratuita en nuestra clínica dental. 

¿Quieres un diagnóstico?

Pide cita con la doctora

¡Primera consulta gratuita!

Abrir WhatsApp
1
Habla con nosotros
Hola 👋,
🦷 ¿En que podemos ayudarte? 🦷